ABRE EL PARAGUAS ANTES DE QUE LLUEVA

Un paraguas es un elemento que nos permite protegernos de la lluvia pero también se convierte en un herramienta que nos permite en invierno realizar escaparates imaginativos con poco presupuesto.

Su superficie cóncava y desplegable, normalmente de tela impermeable o plástico, sujeta a una estructura de varillas se distribuye a lo largo y alto del escaparate creando composiciones sencillas pero atractivas que captan la mirada de los clientes.

La lluvia y las nubes se convierten también en compañeros inseparables de ellos a la hora de contar historias tras es cristal de las fachadas de las tiendas, y los maniquíes se sujetan a los paraguas y se elevan como ya vimos que lo hacía Mary Popins tras la pantalla del cine. Todo vale para despertar la curiosidad, hasta que las gotas de lluvia sean de colores y tiñan el fondo del escaparate en miles de tonos.